septiembre 29, 2008

De Religión y Fé

Yo soy agnóstico. Es decir, creo en Dios, pero no creo en la Religión. En ninguna religión, realmente. Y no lo digo a la ligera. Tengo mis razones (como en todo), y bastante fundamentadas en mis observaciones, filosofías y valores.

¿Y cuál es la diferencia? Pues es fácil. Dios existe. Es la fuente universal de todos los propósitos, la fuerza espiritual que lo abarca todo. Infinito, perfecto, inabarcable, inentendible. La conciencia suprema, más allá de todo lo material, lo mundano, lo subjetivo. La Causa original, y de la cuál se desencadenan las demás consecuencias, aún aquellas invisibles para el ojo y el entendimiento humanos.

En teoría eso es lo que enseñan las religiones, ¿no es así? Pues si, en teoría. Mi problema es con todas las demás tonterías, limitantes y prejuicios de los que están saturadas las religiones. ¿Todas? No lo sé. Pero al menos todas las que he conocido y hasta donde he podido ver si. Algunas menos que otras, por supuesto.

El problema reside en que las religiones no son sino las creencias de otras personas, maximizadas y avaladas por aquellos en el poder. Pero tan falibles y subjetivas como aquellos que las establecieron. ¿Palabra de Dios? Palabra de los hombres, que interpretaron lo que creyeron entender de Dios (y en muchos de los casos modificado para beneficiar a unos cuantos en el poder).

¿Dios creó al hombre a su imagen y semejanza o viceversa? ¿Por qué nos obstinamos por darle un aspecto y manera de proceder "humanos" a aquel que lo representa todo, es infinito, absoluto, perfecto, omniciente, poseedor de La Verdad? Tal vez simplemente nos es más fácil identificarnos con algo más mundano, que entendemos, conocemos, apreciamos, medimos...

Pero en cierto momento esa limitante (muy humana, después de todo) es lo que ocasiona los peores problemas. Porque es fácil justificar cualquier atrocidad torciendo e interpretando "la Palabra de Dios" según se necesite o se quiera. Según lo que nosotros somos capaces de ver. Nunca faltará el hombre muy culto, pero muy necio, que encuentre la cita, proverbio o parábola adecuada para poder juzgar lo que digas o hagas para bien o para mal.

Ahora, puede parecer que simplemente me quejo de algo que no me gusta. Pero el chiste es que no me quejo por quejarme. Incluso podría decir que hablo con conocimiento de causa.

Verán, cuando era pequeño asistí muchos años a una iglesia protestante (cristiana, pues). Fui educado bajo la Fé en Cristo. Estudié la biblia, aprendí las enseñanzas de Jesús, cuestioné, interpreté, acepté. Y después de eso no es difícil decir que la gran mayoría de los que tan orgullosamente dicen creer en Jesús, sus palabras y su Religión, no tienen ni la menor idea de cuál era realmente su palabra. Sus lecciones de amor, humildad, compasión, entendimiento, comunicación, justicia, bondad...

Podemos empezar desde lo más sencillo. El pecado original. Toda la religión se basa en el hecho de que el hombre era pecador por naturaleza, debido a que Eva le dio una manzana (que por cierto en ninguna parte del libro se dice que sea específicamente una manzana) a Adán, y a fregarnos por los días de los días... Entonces vino Jesús. Y de nada sirvieron sus enseñanzas, su filosofía, su manera de pensar y de actuar. No, no. Todo lo que importa es que "se sacrificó por nosotros, por nuestro bien, para limpiar el pecado con su sangre". Si, lindo, muy lindo. Poético e inspirador.

Mmm... Sucede que no creo en el pecado original. Por desobedecer a Dios se condenó no sólo la persona que cometió la infracción, ¿sino además los descendientes de los descendientes de los descendientes de los descendientes de los descendientes de los descendientes de sus descendientes? Por favor...

Oh, y por si fuera poco el Dios de los Judíos, el del Génesis, el de Moises y David, no es de ninguna manera el mismo Dios que el de Jesús. Si, si. Jesús era un judío. Pero el Dios que desterró a Adán y Eva del Paraíso era un Dios iracundo, vengativo, intolerante, tirano. En cambio Jesús habla de un Dios que perdona, que ama, que entiende, que todo lo hace por una razón y es la base de todo. Mmm... Como que algo no encaja del todo...

¿Yo creo en Jesús? Sin duda. Creo que fue un gran hombre, un líder espiritual de impresionante influencia, un visionario, un Iluminado. Alguien que en todo momento se describió como "el hijo de Dios". Alguien que predicaba humildad, sabiduría, sentido común... Mmm... Y repentinamente le llaman Dios Hijo, y dicen que Dios decidió volverse hombre, sólo para ser ignorado, malinterpretado, sacrificado y humillado. Y todo para que no entendieran su mensaje (aún a 2000 años de su muerte). No, lo siento. Ese me parecería un Dios demasiado débil, demasiado poco influyente, alguien que no logró hacer lo que pretendía... No. Ese no es Dios. Ahí está la mano del hombre, imperfecta, falible, subjetiva, siempre interpretando las cosas a su voluntad y conveniencia.

Oh, si. Lo olvidaba. Uno de los Preceptos Máximos de Jesús era NO JUZGARÁS. Sólo Dios tiene la autoridad para juzgar. Después de todo es el único que tiene el contexto completo y el entendimiento necesario para hacerlo (a diferencia de los hombres, que generalmente sólo vemos lo que queremos o nos conviene ver). ¿Quién puede decidir qué es correcto y qué no? Curioso cómo aquellos que predican la palabra de Dios (que incluye una buena cantidad de veces la palabra humildad) son los primeros que se sienten lo suficientemente arrogantes como para asegurar que ellos si entienden y son capaces de decidir por Él.

En fin...

¿Qué es la Fé? Creer en algo. Aceptarlo sin cuestionarlo. Simplemente aceptar esa incapacidad que tiene uno de entenderlo todo en su totalidad, por simple lógica. No tenemos la perspectiva necesaria para hacerlo (no tenemos los conocimientos, el alcance ni el tiempo necesarios). Significa dejarse ir. Es como tirarse del bungee.

Por supuesto, uno no debe tirarse del bungee sin estar amarrado. Así como no se debe creer ciegamente en nada así como así.

A ver, espera... ¿No estás diciendo que tener Fé es aceptar algo sin cuestionarlo? Ah, por supuesto. La diferencia es que yo abogo por tener Fé en Dios. No en la Religión. Entendiéndose "la Religión" como lo que otras personas te digan, las interpretaciones que hagan, lo que hace cientos de años fue escrito por quién sabe quién, supuestamente "en el nombre de Dios".

Cuestiona lo que te dicen. Cuestiona por qué te lo dicen. Cuestiona si lo que dicen realmente te hará una mejor persona, o no. No aceptes todo ciegamente. Piensa que Dios es perfecto, y no se equivoca. ¿Entonces decir que alguna de sus creaciones está mal no es decir que Dios se equivocó? ¿Acaso juzgar a alguien no es decir que somos capaces de ver las cosas mejor que Dios? ¿Que Él debió preguntarnos antes para ver si nos parecía lo suficientemente bueno como para que lo creara? Curioso, ¿no? Y lo más interesante es que esa es una conducta aprendida. Cuestiona de qué manera la sabiduría de los siglos se puede adaptar y entender para tu contexto, y no como alguien más te diga qué debería ser. Lo que es, y no lo que dicen que es.

Y entonces, cuando llegues a ese punto en el cuál lo que digas o pienses no provenga de la interpretación de algún hombre... Cuando las palabras y la sabiduría sean universales y constantes, justas y parte del ciclo de la Vida... Cuando puedas ver la relación entre Física y Metafísica... Entonces habrás encontrado la verdadera Mano de Dios. Y en eso si es posible tener verdadera Fé.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

http://www.lareligionprohibida.com/index.htm

Haber como discrimina el lobo...

Lobo Gris dijo...

El que discrimina es el que se cierra de mente, no el que está dispuesto a aceptar la posibilidad.

La Guarida del Lobo © 2008
Original Template by: SkinCorner