diciembre 29, 2009

Otro más a la cuenta de años

"...Y con esto abandonamos el cuarto de siglo."

No todos los días se cumplen 27 años. Y no todos los días se pasa un cumpleaños tan especial. Buena compañía, nuevos aires, interesantes posibilidades, muchos proyectos y un poco más de responsabilidad.

¿Saben? Es curioso. Nunca he sido de los que se preocupan de la edad. No tengo complejo de "ya estoy viejo" ni me molesta demasiado saber que cada vez me acerco más al "tercer piso". Digo, después de todo aún sigo prácticamente en el comienzo de mi vida.

Y es bastante relajante saber que no me arrepiento de nada. Hasta ahora he sabido llevar una buena vida, sana y bien organizada.

Quizá no he logrado todas y cada una de las cosas que me he propuesto, pero me siento satisfecho. Al final lo que importa son los resultados, no cómo llegas a ellos. Y yo sé que llevo buen camino para llegar a donde me propongo llegar. Poco a poco preparándome y encaminando mis pasos hacia donde más me conviene.

Fue un año extraño, excitante, lleno de dificultades y logros, de accidentes y satisfacciones, de cosas aprendidas y reafirmadas. Un año más maduro, más sabio y más experimentado. Un buen año.

"Gracias, y los espero el año que sigue. Pueden dejar sus regalos junto a la puerta."

diciembre 25, 2009

Joyeux Noël

Ya se los dije el año pasado. Me gusta la Navidad.

Sin comercialismos, sin cursilería, sin hipocresías. Me gustan las fiestas, y me gusta tener excusas para dar (y recibir) regalos, cariño de mis seres amados y buena vibra.

A todos los que me leen (aunque se pongan verdes y hagan berrinches): ¡Una muy Feliz Navidad!

diciembre 22, 2009

Sé Mejor Amante III (Para Mujeres)

Comienza aquí y continúa aquí.

A diferencia de las mujeres, los hombres son en general bastante fáciles de satisfacer, y suele ser bastante obvio qué y cómo hacerlo. No se requiere de demasiados conocimientos ni esfuerzo. Ahora, acá el punto importante es entender la diferencia entre satisfacer y complacer. Comer pan, queso y agua te satisface. Comer un delicioso banquete gourmet preparado por un gran chef acompañado de una copa de refrescante vino fino te complace. ¿Se entiende la metáfora?

La cosa es que la mayoría de los pertenecientes al género masculino se conforman con simple satisfacción... por un tiempo. Eventualmente la emoción inicial y la novedad se van terminando. Ya no hay más sorpresas divertidas ni placeres por descubrir. Y en ese momento se han aburrido de pan y queso, y comienzan a tener antojo de otras cosas. Y aquí pasan generalmente dos cosas: el hombre proactivo propone, pide y suscita (y ahí el problema es cuando la mujer no escucha, o no le da la importancia debida), o el hombre pasivo se queda callado y no dice ni hace nada (y en el mejor de los casos tenemos a un hombre frustrado e insatisfecho, y en el peor a un infiel cualquiera).

De hecho, esa es una de las razones por las que (a menos que de verdad estén muy interesados por la otra persona) tantos machitos prefieren no comprometerse más allá de una aventurilla pasajera o un one-night stand. Y no es que justifique a los que van de una cama a otra como si de cambiarse los calzones se tratara... Pero por ahí está parte del problema. ¿Quién quiere comer todos los días los mismos aburridos pan y queso? En si no es que sea aburrido hacerlo siempre con la misma mujer. Lo que es aburrido es hacerlo siempre igual con la misma mujer...

Y en el fondo no somos tan diferentes a las mujeres como podría parecer de primera vista. Nos gusta que nos hagan sentir especiales. Nos gusta que hagan cosas para complacernos específicamente a nosotros. Nos gusta que tengan un poco de iniciativa y creatividad. Nos gusta que nos sorprendan y que nos hagan descubrir cosas novedosas e interesantes. Y todo esto tiene que ver con los puntos que expuse al principio de estos ensayos.

Ahora, ¿en qué cosas somos diferentes? ¿Cuáles son las maneras en que nos gusta más que nos sorprendan y complazcan? ¿Qué tipo de consideraciones te conviene tener? ¿Te has detenido a pensar en qué cosas sentimos y reaccionamos diferente de lo que tu mentalidad femenina te hace sentir y pensar? ¿Qué cosas ya has pensado, pero no le has dado mayor importancia? A continuación enlisto algunos de los principios básicos más importantes. Tenlos muy en mente, para que te conviertas en toda una chef. Porque tú quieres darle una comida memorable que nunca pueda olvidar, ¿o no?

Déjalo ver

El hombre es sumamente visual. Nos excita ver. Y no subestimes este estímulo. De verdad es algo extremadamente importante para nosotros. A menos que sea por medio de un juego perversón o algo así, si no nos dejan ver es muy fácil que todo lo demás nos resulte insatisfactorio y "vacío". Por el contrario, si aprendes a aprovechar este hecho lograrás elevar nuestro deseo y placer al máximo.

Muéstrale cosas. Despierta su morbo mostrando cosas que por lo regular no enseñarías. (Por algo nos fascina tanto una mujer con minifalda corta o escote pronunciado.) En especial, resulta incitante poder ver cosas que nadie más puede ver. Algo que sea personal y sólo para nosotros. Descubre (o escucha) cuáles son los fetiches de tu pareja, y aprovéchalos, que son poderosas herramientas. ¿Tu chico es fan de los tacones altos? ¿Las medias con liguero? ¿Las tangas de hilo dental? ¿El encaje elegante y/o transparente? ¿Las falditas de colegiala? ¿El cabello suelto?

Una técnica infalible es aprovechar ángulos, lugares, momentos, y "sorprenderlo" con pequeños y excitantes "regalitos". Álzate la falda tan rápido que sólo él te vea; sube las escaleras frente a él para que tus ajustados jeans queden justo frente a sus ojos; muestrale como quien no quiere la cosa que la lencería que traes puesta es esa que tanto le gusta (y deja que él imagine el resto); abre discretamente las piernas cuando estás sentada frente a él; abre tu escote un poco, para que desde determinado ángulo pueda disfrutar de un rico espectáculo...

Las posibilidades son infinitas.

Y, por supuesto, aprende a hacer un buen streaptease. Suave y cadencioso, sólo para él. Ponte tu lencería más sexy, la mayor cantidad de ropa que puedas (aunque preferentemente que sea ropa sexy, cómoda y fácil de quitar) y prepara tu canción lenta favorita. (Acá no hay ninguna regla. Es posible bailar casi cualquier melodía tranquila y rica. Pop, chill-out, jazz, trip-hop, New Age, hasta un buen metal si te sientes muy aventurera.) Siéntalo en una silla, prende el estéreo y déjate llevar por la música. Muévete suave, haciendo círulos y curvas con tu cuerpo, sintiendo la música. Acaricia tu cuerpo, velo directo a los ojos (esto es importante), pero sobre todo no lo dejes parase de la silla. Tú lo puedes tocar a él, pero él no puede tocarte a ti. (Al menos no aún.) No hagas nada si te sientes forzada, porque esa tensión se reflejará en tu baile y resultará tenso y poco natural. Y si acaso te conflictúa demasiado eso del streaptease...

Fuera inhibiciones

Acá tenemos un problema heredado. Vivimos en una sociedad que culturalmente aún reprime la sexualidad de la mujer. Se les inculca desde pequeñas a ser "buenas, calladas, sumisas y dependientes". Y por más "liberada" e independiente que sea la mujer, en el fondo esta situación le sigue afectando de una forma u otra (directa o indirectamente). De hecho, precisamente el feminismo militante extremo en lugar de ayudar suele perjudicar demasiado (limitándote y llenándote de aún más juicios y estándares). Lo importante es que entiendas qué es lo que te funciona a ti, y no lo que hagas exactamente lo que otros te digan que hagas o no hagas. O exactamente lo contrario...

La clave es tener muy en cuenta otra más de las Reglas de Oro de la Sexualidad. En la cama, mientras los dos estén de acuerdo, todo se vale. Y me refiero casi literalmente a todo. Mientras no hagan algo que perjudique a terceros, y ninguno de los dos lo haga por obligación o compromiso, no hay algo que esté "mal". Olvídate de todo tipo de juicios, tabues y preconcepciones.

Haz lo que se te antoje, lo que se te ocurra, lo que se sienta rico. Olvídate por un par de horas lo que te han dicho otras personas (que a fin de cuentas cada quién habla según como le fue en la feria, no lo olvides). Olvídate de tus miedos, inseguridades, prejuicios, dudas. Por un ratito solamente. No te preocupes por lo que pueda pensar, ni por cómo te escuches, ni por cómo te veas. No te limites ni te censures a ti misma. No te pongas estándares ni pretendas controlar las cosas. Déjate llevar.

Hay algo extremadamente sexy en una mujer que se acepta tal como es, con sus defectos y desperfectos. Una mujer que sabe que su belleza y sus capacidades amatorias no dependen de algo tan subjetivo y relativo. Una mujer que no permite que su recelo lleve el control de su sexualidad. Mientras menos importancia le des a todo eso, más atractiva resultarás para nosotros.

Los hombres también encontramos muy sensual a una mujer en control de sí misma. Esta es la razón por la que está tan extendida esa fantasía de "hacerlo con una mujer mayor". Porque creanme que las arrugas no son.

En ese momento él no estará pensando en el qué dirán, ni en cómo se van a sentir tú y él después, ni estará ennumerando e inventarizando todos y cada uno de tus defectos. No. Él estará disfrutandote. ¿Qué tan difícil puede ser eso? Y de verdad resulta muy irónico. Cuando estés con él en la cama, la persona que más duramente te estará juzgando serás tú misma. No él. Así que olvídate de toda inhibición y disfruta.

Toma la iniciativa

No pidas permiso. No esperes que él te lo pida o te lo proponga. Si algo se te antoja, hazlo. Inténtalo. Sólo recuerda la regla #1 ("no es no"). Lo peor que puede pasar es que te diga que no. Y eso sencillamente quiere decir que eso en particular no le interesa o agrada; no te lo tomes demasiado personal, porque no significa que ya no quiera hacer más cosas contigo ni nada por el estilo.

Recuerda el punto anterior. Sin inhibiciones. No te limites. Usa tu creatividad e inventa cosas. Eso al final le resultará mucho más excitante a él, y además le estarás demostrando que a ti también te excita, interesa y divierte todo eso, y que no lo haces por obligación, compromiso y costumbre (y si acaso lo haces por eso, ¿para qué demonios te molestas perdiendo el tiempo leyendo toda esta sarta de tonterías?).

No esperes que él haga todo el trabajo. Muévete, seduce, pide, insiste, propón, expresa, regaña. Tu propio placer también es TU responsabilidad, y si le quitas parte de esa responsabilidad de encima él podrá disfrutar aún más de ti y de la situación.

Y si un día se te antoja de improviso tener sexo, ¡genial! No esperes más. El 99% del tiempo los hombres estaremos dispuestos. (Y si pones la suficiente atención, será fácil saber cuándo se encuentra en ese 1% restante.) Si decirselo directamente no es tu estilo, pues ¿qué esperas para poner en práctica esas técnicas de seducción? A prácticamente todos nos prende muchísimo que nuestra chica nos diga inesperadamente que llegó el momento de quitarse la ropa y comenzar a sudar.

Eso sí, es importante distinguir la diferencia entre iniciativa y control. La idea es comenzar la acción, para que ambos se puedan poner de acuerdo en humor y deseos. Y de ahí la cosa es tarea y responsabilidad de los dos. No se trata de que ahora todo se haga como tú quieres, y si no no te interesa. No confundas control sobre ti misma con querer controlar la situación (y, por añadidura, a él). Sí, se vale pedir, y hasta exigir en caso extremo. Pero tiene que seguir siendo una democracia, no una dictadura.

No mientas

Nos excita que te excite. Es placentero y sube mucho el ego. Pero es muy importante que sea sincero y espontáneo. No digas que algo te gusta si no te interesa ni da placer. No hagas algo sólo porque a él le gusta, si a ti en realidad te desagrada. Pero sobre todo no se te ocurra caer en la trampa de "fingir orgasmos" o similares. No nos estás haciendo ningún favor, creeme.

Al contrario. Puede que en ese momento sientas que le estás dando gusto a tu pareja (y después de todo no todos los días estarás del mejor humor como para ser esa gatita multiorgásmica que lo vuelve loco con sus gritos y gemidos), pero a la larga hace más daño que bien.

La comunicación se fractura, y poco a poco se rompe el vínculo que hay entre los dos (que es una de las principales claves para un buen sexo intenso, apasionado e inolvidable). El hombre en lugar de buscar que haya esa unión e intercambio, se desconecta y se preocupa más por hacer lo que él cree que sirve o lo que él quiere.

Es mucho más productivo que aprendas a guiarlo, a decirle qué y cómo te gusta. Que tampoco se trata de volverte una mandona en la cama, pero lo mejor es mantener una buena conexión en todo momento. Hazle saber que lo estás disfrutando desde el principio. Y que conste que hay muchas maneras de comunicarse, además de decir las cosas con palabras directamente. Si sabe que te ha hecho pasar un rato genial, se sentirá menos obligado a "hacerte llegar hasta el final". Y a fin de cuentas mientras menos presionado se sienta, él mismo la pasará mejor.

Enséñale a disfrutar el proceso, y ambos podrán encontrar placer durante toda la acción, y no sólo en (y para) los últimos 30 segundos (o menos). Vamos, que extender la acción debe ser algo divertido también para él, y no una tortura y una obligación.

Concluirá...

diciembre 21, 2009

El clima de hoy

Así está el clima en la Ciudad de México el día de hoy.
¡Y hasta hay neblina!

diciembre 18, 2009

La Cita de Hoy - Goethe

La cita de hoy es curiosa por su relevancia atemporal y por lo actual que resulta en estos tiempos tan ilógicos.

Quien no puede aprovecharse de tres mil años de historia, vivirá a oscuras el resto de su vida.
Johann Wolfgang von Goethe

Dicen que el ser humano es el único animal que cae dos veces con la misma piedra...

diciembre 16, 2009

Y otros mil centenarios más...

Hace 200 años nos "independizamos". Y gracias a unos cuantos poderosos hijos de Españoles que sufrían de desigualdad sólo por dónde nacieron, dejamos de ser subordinados de España. Y los apoyó el pueblo, cansado de ser arrastrado y maltratado a voluntad.

Y a la fecha seguimos siendo dependientes a cosas de otro tipo. Clamamos ser independientes, pero seguimos esperando que venga otro a solucionarnos la vida, y quejándonos de que otros no hacen que todo esté bien, me buscan trabajo, bienestar y salud.

Hace 100 años tuvimos una "revolución". Y gracias a unos cuantos poderosos con aspiraciones políticas, dejamos atrás las viejas formas y los gobiernos dictadoriales. Y los apoyó el pueblo, cansado de ser ignorado y explotado.

Y a la fecha seguimos atados a formas tan viejas que hasta parece que involucionamos. Clamamos ser revolucionarios, pero seguimos atrapados en paradigmas, etereotipos, tabús y costumbres, sin querer hacer el menor esfuerzo por cuestionar las cosas y pensar en soluciones.

¿Y saben qué es lo peor?

Que puede que pasen otros 100 años, y hasta que haya más levantamientos armados. Pero mientras no cambie una cosa, seguiremos igual. El problema no es España. El problema no es el Porfiriato. El problema ni siquiera son los gobernantes, políticos, corruptos, ignorantes y aprovechados.

El problema es el pueblo, que actúa cual borreguitos, únicamente actuando cuando alguien más hace algo para que las cosas mejoren.

Irónicamente parece que eso algo tiene que relacionarse con la violencia. A pesar de que ya se demostró dos veces que esa no es la solución.

Entonces, ¿la tercera es la vencida? ¿O aprendemos que lo más importante es ser independientes de mente y espíritu, y revolucionar nuestra vida de raíz, y no sólo de nombre?

Quieres que la cosa cambie. ¿Qué has hecho por cambiar tú?

diciembre 08, 2009

La Cita de Hoy - Valéry

La cita de hoy es simple. ¿De verdad piensas que la solución a todos los problemas es eliminar aquello que te incomoda o no te conviene?

Ninguna cosa impuesta por la violencia será duradera. La violencia lleva implícita en sí misma la debilidad.
Paul Valéry

Tú puedes saber dónde empieza la violencia. No sabes dónde termina.

diciembre 04, 2009

La Cita de Hoy - Nietzsche

Si necesitas una razón más para tomarte la vida con humor y aprender a reirte de ti mismo, lee la cita de hoy.

La potencia intelectual de un hombre se mide por la dosis de humor que es capaz de utilizar.
Friedrich Nietzsche

Por ahí dicen que la risa es una manera de refrescar el alma, ¿y qué mejor manera de despejar la mente y ampliar las perspectivas que una buena briza espiritual?

diciembre 03, 2009

Sé Mejor Amante II (Para Hombres)

Viene de aquí.

Generalizando, los hombres son muy malos en la cama. No todos, y no siempre. Pero en promedio y siendo honestos, la mayoría deja mucho que desear.

El problema suele ser básicamente una cuestión de mala comunicación. Sus fuentes de información son escasas y poco confiables. Y aquellas personas que podrían ser las que mejor los podrían educar (parejas, amigas, familiares de confianza) rara vez logran superar la vergüenza, prejuicios, pereza o inseguridades. Culturalmente suelen preferir "no meterse en problemas" y dejar pasar las cosas. Después de todo no es algo demasiado importante, ¿o si?

¿Y qué sucede? Que nuestro hombre promedio se malacostumbra y deja de usar su sentido común. Se dejan llevar por las falacias que les muestran los medios. Se retroalimentan por otros hombres tan informados como ellos mismos (o mucho menos). Y se confían. Creen que si nadie se ha quejado es que lo deben estar haciendo bien. Genial incluso. Hasta hay los que se sienten los mejores amantes y aseguran no haber dejado ni una viva.

¿Y saben qué es lo más irónico? Como ya decía yo antes, una vez que uno entiende ciertos principios básicos, ser bueno en la cama es en realidad extremadamente fácil.

Ya en la ocasión anterior comenté los puntos más básicos e importantes. A continuación listaré unos cuantos principios más, en esta ocasión dirigidos directamente a los hombres. (Atención: El siguiente texto ha sido avalado por la Sociedad Protectora de Amantes Frustradas e Insatisfechas. De todos modos, las mujeres que me leen pueden sentirse libres de estudiar, interpretar, estar de acuerdo o en desacuerdo con lo que diga. Y sería bueno que se decidieran a decirme con toda confianza todas las cosas que consideren puedan faltar o sobrar del texto. Sólo piensen muy bien primero si en realidad no es algo que ya esté incluído en los puntos generales que estoy exponiendo - incluyendo los redactados la vez anterior.)

Segunda parte: Consejos para hombres

Su ritmo, su placer

Ya lo dije antes. No es bueno obsesionarse porque ella alcane el orgasmo. Tu trabajo no consiste exclusivamente en lograr que ella llegue a esos extasiantes y efímeros segundos de placer absoluto. Si, es bueno e importante. Pero ¿quieres ser "bueno" o "inolvidable"? La diferencia es muy sutil. Y te tengo noticias. La clave es en realidad decepcionantemente obvia. Concéntrate en SU placer.

Olvídate un poco del tuyo. Ese lo obtendrás más adelante de cualquier forma. Sé que cuando las cosas se vayan calentando será difícil no dejarte llevar por la pasión y tus sensaciones, y querer hacer cosas que tú deseas. Contrólate, hombre, que eso es lo que hace toda la diferencia. Concéntrate en ella, en lo que ella siente, lo que ella dice, lo que ella quiere. ¿Recuerdan lo que decía la vez anterior de aprender a leer sus señales?

Muestra cierta iniciativa; a nadie excita una persona que se mueve como tabla y lo hace todo fría y mecánicamente, como siguiendo un libro de instrucciones. Pero deja que sea ella la que lleve el ritmo de la situación. Muévete al ritmo de su respiración. Cuando te apriete, acércate, y cuando se aleje, afloja un poco tu abrazo. Tan fuerte, suave, intenso o rápido como ella lo "pida". Y, esto es importante, por tanto tiempo como ella quiera (ni menos, porque las dejas a medias, ni más, porque acaba por aburrirles y cansarles).

Podríamos decir que la clave está en el timing. Una de las principales quejas de parte de las mujeres es que la siguiente situación llega a ser demasiado común. Están a mitad de la faena, justo en lo más interesante. Derrepente, casi por accidente, se acomodan de tal forma que ella está que muere del placer. Casi sin querer comienza a gemir, gritar, vocalizar con emoción. ¿Y qué pasa entonces? El hombre, interpretándolo como una petición de "quiero más" acelera, entra más profundo, más fuerte, más lo que sea... Y ese placer supremo que ella estaba sintiendo se va por la borda. Si tan sólo te hubieras quedado ahí un par de minutos más...

La próxima vez que observes una reacción similar de parte de ella, ¡alégrate! Y esfuérzate todo lo posible por mantenerte constante. Mismo lugar, misma fuerza, mismo ritmo, misma posición, misma profundidad. Casi te lo puedo garantizar. Antes de que te dés cuenta, ella ya te estará pidiendo más. Y, ¿recuerdas que te dije que ya obrendrías más adelante todo el placer que quisieras?

Lecciones de anatomía

La mujer tiene tres principales puntos erógenos. (Puntos menos si ni siquiera sabes lo que significa ese término.) Estimúlalos con especial atención y la harás tocar el cielo con las manos. ¿Sabes cuáles son esos tres lugares? Si lograste contestar correctamente la pregunta, ¿qué demonios haces leyendo esto? Seguramente ya sabrás todos y cada uno de los trucos y principios básicos para llegar a ser un Dios en la cama. Pero si no contestaste sin dudarlo "esos puntos erógenos son la piel, el cerebro y el oído", pues entonces aún tienes mucho que aprender.

Si, de acuerdo. Hay ciertas partes de su cuerpo que será especialmente placentero que acaricies, beses, muerdas, razguñes... Sin embargo, hay que tener en mente dos cosas.

La primera (por si no era suficientemente claro) es que cada mujer es diferente. Lo que a una le encante, a otra puede que le duela. Lo que a una la caliente más rápido que el radiador de tu vieja carcacha, a otra puede que le dé cosquillas y/o la distraiga demasiado. Incluso hay algunas que se ponen en exceso nerviosas ante cierto tipo de estimulos (y sí, desafortunadamente sí existe eso de "es demasiado placer").

La segunda es que para la mujer la estimulación más efectiva es la que no está demasiado enfocada a ciertas partes y caricias específicas. Tienes miles de centímetros cuadrados de piel que explorar, estimular, disfrutar. Si le dedicas un mínimo de tiempo a cada uno, cuando llegues a esas partes sensibles ella estará derritiéndose en tus manos. Y nada mejor para subirle la líbido y ponerla "de humor" que despertarle la imaginación y jugar con su lado creativo. Sorpréndela, créale espectativas, inventa maneras de hacerla fantasear, distráela con preguntas que la hagan pensar... Y nada mejor que hablarle al oído y jugar por un rato a "busca cual es la manera más rápida de dejarla terriblemente sonrojada". Y tú también habla, jadea, vocaliza. A ella eso le calienta tanto como a ti.

No entraré a mucho detalle, pero está científicamente comprobado que la estimulación oral (y me refiero a hablarles, bola de desesperados calientes malpensados) incrementa considerablemente su fogosidad y disposición a "otras cosas". Hay una importante conexión entre la parte de su cerebro encargada de interpretar los sonidos y aquella encargada de mandar las señales del placer. Eso sí, eso es sólamente a nivel físico, y muchas ni siquiera están bien enteradas. A nivel emocional e intelectual, es mucho más importante tratar de cubrir tanto terreno como sea posible. (¿Recuerdas lo de la piel? También son extremadamete táctiles.)

Paciencia y autocontrol

Esto no debería sorprender a nadie. Digan lo que digan, un eyaculador precoz suele ser de los que recibe las calificaciones más bajas de toda la escala. (Y eso si no tienes mala suerte y te toca además ser víctima de cuchicheos, burlas, frustraciones y una muy muy muy mala publicidad.)

¿Y sabes cuál es la peor parte? Que generalmente la mayor frustración ni siquiera viene de que el fulano haya terminado demasiado pronto. El problema es que entonces la persona se da por bien servida y con la excusa de "perdón, eso nunca me había pasado" deja todo como quedó y no se preocupa en lo más mínimo por "compensar" a la pareja. Claro, como él ya quedó feliz y satisfecho... El egoísmo es la cuestión, pues.

Con calma, que hay prisa. Controla esas ansias y no te avientes como desesperado, cual muerto de hambre engullendo la comida como si fuera su última cena. A ellas les gusta un hombre en control de sí mismo, y no uno que no es capaz de esperar unos tontos minutos más. (Y no, la excusa de "es que tenemos prisa porque si no nos cachan" casi nunca es buena. Con excepción del eventual rapidín consensual, ¿qué demonios haces buscando las peores y más peligrosas situaciones, donde todo sea más difícil, apresurado y mediocre?)

Desnúdala con calma, que probablemente no te agradezca que le rasgues la ropa y le heches a perder ese sostén tan sexy que se puso para ti. No te abalances sobre su cuerpo, que primero puedes disfrutar de verlo, probarlo, desearlo. No comiences a amasar cual panadero, que unas cuantas caricias suaves y firmes te abrirán mucho más las puertas del paraíso. Con calma, y descubrirás una gran cantidad de estímulos, reacciones y placeres que de otra forma podrías haber pasado de largo por la prisa.

Y te tengo noticias. Si prolongas un poco la espera, al final resultará mucho más placentero, y no sólo para ella. Mientras más tiempo lo maquines y pospongas, más grande e intensa será la explosión final (si me permiten la mala metáfora demasiado explícita). Pero aguas, ¿eh? "Ni tanto que queme al santo..." No se trata de estarle dando y dando por horas, esperando que ella haga todo el trabajo y no se aburra, irrite o canse.

Incita y exalta

A la mujer le gusta un hombre moderadamente vanidoso. Le gusta que huela a una colonia agradable, que esté bien bañado, que se esmere en su arreglo personal, que use boxers en buen estado, que vista ropa sexy. Incluso (aunque habrá las que argumenten que "eso no es tan importante") en general serían mucho más felices si esa pancita chelera que presumes tanto no fuera tan pronunciada. Aquella frase de "el sexo comienza mucho antes de llegar a la cama" no sólo se refiere a arrancarle la ropa apenas cerrar la puerta del depa.

Ojo, que tampoco se trata de irse al otro extremo. Con sus contadas excepciones, a la mayoría de las mujeres más bien las desanima un hombre que sea exageradamente vanidoso o egocéntrico. Realmente no les gusta estar con alguien que ha pasado el doble de tiempo que ella arreglándose, o que se sabe mejor que nadie todas y cada una de las marcas de productos de higiene y acicalamiento personal. Y tampoco les parece sexy alguien que pasa toda la noche enumerando sus maravillosas cualidades e impresionantes logros. Especial atención a aquellos obsesionados con su pene. De buena fuente sé que un gran matapasiones es el que alguien esté en exceso preocupado, avergonzado u orgulloso por su amiguito.

Y ¡por el amor de Dios! La higiene personal NO ES OPCIONAL. Puede que para algunas sea sexy el aroma masculino, o que su chico sea activo y deportista. Pero hay una importante diferencia entre olores "naturales" y apestar como si el desodorante fuera tu peor enemigo. Y no, el que te hiedan los pies no es excusa para no querer quitarte los calcetines.

Hazla sentir especial. Que sepa que no te arreglas igual para estar con ella que los domingos de futbol, pants y pizzas con los cuates. Mientras más límpios y en buen estado estén tus calzones, más rápido querrá quitártelos. Si sabe que justo te rasuraste como ella tanto te pedía, lo más seguro es que no pueda despegar sus labios de tu rostro. Si descubre que tendista la cama tú solito, le darán más ganas de ayudarte a destenderla. Escúchala, y hazle caso. Ah, y mucho cuidado al hablar. También es importante ser educado y correcto. No he encontrado a una sola mujer que le parezca sexy un hombre que le habla a su chica con las mismas palabrotas con que le habla a su bola de amigotes. Sutileza, por favor, señores.

Y ya que hablamos de eso... Los halagos son vitales. No hay mujer a la que no le guste que le digan cosas agradables y personales. Mientras no mientas ni digas las cosas por compromiso (y creeme, ellas se darán cuenta si lo haces), el mencionarle lo sexy que se le ve ese peinado o lo interesante que se ve vistiendo esa falda la harán sentirse entre nubes. Mientras más la conozcas, mejor sabrás qué te conviene decir (hay a las que les encantan las palabras que derraman miel, mientras que otras se excitarán más por unas cuantas frases directas y atrevidas.) La clave no es halagar por halagar, sino pensar en algo que a ti te parezca especialmente atractivo, agradable o estimulante Y HACÉRSELO SABER.

Continúa aquí.

noviembre 20, 2009

Diferencia entre Niñas y Mujeres

Las niñas quieren controlar al hombre en sus vidas.
Las mujeres, saben que si el hombre es realmente suyo, no hay necesidad de control.

Las niñas te gritan porque no las llamas.
Las mujeres están demasiado ocupadas para darse cuenta que no las has llamado.

Las niñas tienen miedo de estar solas.
Las mujeres lo utilizan como tiempo para su crecimiento personal.

Las niñas ignoran a los buenos hombres.
Las mujeres ignoran a los malos.

Las niñas te hacen que vuelvas a casa.
Las mujeres hacen que quieras volver a casa.

Las niñas dejan su agenda abierta y esperan a que su hombre hable para hacer planes.
Las mujeres hacen sus planes independientemente, y cariñosamente intentan integrar a los hombres en ellos dentro de lo posible y conveniente.

Las niñas monopolizan el tiempo de su hombre.
Las mujeres se dan cuenta de que un poco de espacio, hace del tiempo juntos algo mas especial.

Las niñas se enojan y hacen berrinches si las cosas no salen como ellas querían y esperaban.
Las mujeres entienden que a veces las cosas no son como queremos y aprenden a adaptarse a los cambios.

Las niñas creen que un hombre que llora es débil.
Las mujeres ofrecen su hombro y un pañuelo.

Las niñas lastimadas por un hombre, hacen que todos los hombres paguen por eso.
Las mujeres saben que fue sólo un hombre.

Las niñas se enamoran y persiguen sin descanso.
Las mujeres saben que algunas veces el que tu amas, no te amará y continúan su camino sin rencor.

Las niñas leerán esto y harán una mueca.
Las mujeres lo pasarán a otras mujeres maduras.

En fin, tú decide si quieres ser una niña o una mujer.

Y tú, hombre. ¿Quieres andar con una niña o con una mujer?

noviembre 19, 2009

Sé Mejor Amante I (Para Todos)

¿Te gustaría ser mejor amante? ¿Quieres saber cómo satisfacer lo más posible a tu pareja en la cama? No eres la única persona que piensa en eso constantemente. Sin embargo, en general la cultura sexual (que está relacionada con la educación sexual, pero no es lo mismo precisamente) suele estar por los suelos.

¿Qué sucede entonces? Que aprendemos de las peores guías. Películas porno que distan mucho de la realidad. Revistas de chismes escritas por personas más interesadas en sonar cool que en el contenido. Medios masivos de comunicación que se interesan más en la mercadotecnia y la manipulación de las masas que en educar a los ignorantes. Chismes y leyendas urbanas comentadas por personas que saben tan poco como nosotros o menos.

Pues bien... Sin considerarme un "gurú", ni creer que yo tengo La Verdad, sí considero tener una comprensión bastante buena del tema. A decir verdad yo siempre he tenido la teoría de que ser un buen amante es, de hecho, muy fácil, una vez que logras entender un puñado de conceptos básicos pero importantes.

Más de una persona ha llegado a acudir a mí en busca de consejos o perspectivas, buscando entender o ampliar sus horizontes. Y, puesto que es un tema que me apasiona y creo que todo mundo tiene derecho a llegar a conocerlo mejor, he decidido publicar una pequeña recopilación de algunos de estos conceptos, consejos e ideas. Ya queda de cada quién tomar aquello que le sirva y tratar de aprender una cosa o dos.

Eso sí. No me hago responsable si luego su pareja no los quiere dejar salir de la cama.

Primera parte: Consejos para hombres y mujeres

Usa el sentido común

Uno de los mayores errores, tanto en hombres como en mujeres, es dar por sentado lo que la otra persona quiere o desea. No cometas ese error.

Piensa. Con pensar un poquito te darás cuenta de muchas cosas. Porque hay muchas situaciones que a primera vista parecieran muy obvias. Por lo regular no es así. Los errores más comunes suelen ser precisamente ese tipo de detalles simples, pero importantes. Obvios, pero fácilmente olvidados.

Usa el sentido común. Sí, yo sé que es difícil. Pero veelo así. El tiempo que pases intentando entender a tu pareja, qué la motiva y excita, será tiempo bien invertido. Y, puedes creerme, los beneficios serán muuuuuy placenteros para todos los involucrados.

Las cosas más básicas pueden llegar a ser las más importantes. Respeta a la persona. Estás con un ser humano, no con una máquina de dar placer. Todos cometemos errores. Y (quizá lo más importante de todo) el sexo debe ser divertido.

Un último comentario al respecto. El orgasmo es genial. Pero no es todo lo que existe en esta vida. Hombres, aprendan a disfrutar de todo el proceso, y no se concentren demasiado en esa pequeña y apresurada explosión de placer; eso les quitará la prisa por llegar lo antes posible y la obsesión de sentirse obligados a provocarlo en sus parejas. Mujeres, el orgasmo es de quien lo trabaja; es en buena parte su responsabilidad el ayudarle a su pareja a lograr tanto placer como deseen.

Aprende a leer sus reacciones

Éste suele ser un problema común en los hombres, pero tampoco las mujeres se salvan del todo.

La comunicación es básica. Dile a la persona qué quieres, qué te gusta. ("Al que no habla, Dios no lo oye...") Y cuando la persona te lo diga a ti a su vez, escucha y hazle caso. (Porque si te dicen qué quieren y lo ignoras, la frustración será tal que es probable que no te vuelvan a decir nada. ¿Y acaso no es precisamente lo que te interesa saber?) Y recuerda: la comunicación no sólo se refiere a lenguaje hablado.

Nunca te confíes. Cada persona es diferente, y lo que a una le gustaba, a la siguiente puede parecerle menos excitante o placentero. ¿Cómo te darás cuenta de la mejor forma de proceder entonces? Pues sencillo: aprende a leer. Observa la respiración de la persona. ¿Se acelera? ¿Se relaja? Observa sus movimientos. ¿Te aprieta contra sí? ¿Te intenta retener para que no te muevas de ahí precisamente? ¿Comienza a mover su cuerpo? ¿Se retuerce demasiado? Observa su cuerpo. ¿La sangre le fluye? ¿Se le eriza la piel? ¿Su temperatura sube?

Aprende a ver esos pequeños signos. Los gemidos, gritos, jadeos y palabrotas ayudan. Pero no te confíes. Esos pueden ser fingidos o exagerados. Las cosas que mencionaba antes no.

No dejes de observar a la persona, y podrás ir descubriendo qué le gusta y cómo. Y en muy poco tiempo le estarás dando el mayor placer posible.

Seduce

La sensualidad es una actitud, no es una propiedad que algunos tengan y otros no. Hay quien tiene cierta facilidad para serlo instintivamente, mientras que otras personas necesitan concientizarlo y hasta estudiarlo un poco. Pero, al menos en potencia, cualquiera tiene la capacidad de ser la persona más seductora y sexy.

Entiende algo. No hay una única forma de seducción. No hay una "forma correcta" o "mejor". La clave es que descubras y aproveches tu propio estilo personal. Analiza para qué eres bueno, y busca esa aplicación de sensualidad y sexualidad. Hay a quien le funcionará bien ser un individuo agresivo y mostrar mucha iniciativa; a otras personas se les facilitará mucho más explotar su timidez, vulnerabilidad, inocencia; habrá quien se enfoque a aspectos físicos, emotivos o intelectuales... Mientras seas tú mismo, todo se vale.

Por lo general los hombres no suelen darle mucha importancia ni énfasis. Grave error. Las mejores experiencias en la cama comienzan mucho antes de siquiera acercarse a ella. Aprende a provocarla, hacer que deseé las cosas, que anticipe lo que pasará después. Y hazla esperar un poco (aunque no demasiado). En el fondo ellas están mucho más acostumbradas a llevar la batuta en ese tipo de cosas, y les saca de quicio (la mayoría de las veces de una forma muy excitante) el que sea el otro quien las esté provocando.

¡Mujeres! No se confíen. Si bien es cierto que es más común que ustedes sepan seducir casi sin esfuerzo, pasa muy seguido que con el paso del tiempo dejan de darle la importancia debida. La seducción debe ser un juego constante, divertido y personal. No dejes de jugar. No porque ya lo sientas seguro dejes de vestirte sexy para él de vez en cuando, de demostrarle que lo deseas o de coquetearle encantadora pero descaradamente. ¿O a poco a ti te gustaría que él dejara de ser atento contigo?

¡Atención! Una advertencia (en especial para las mujeres). "No prendas el boiler si no te vas a meter a bañar". Nada mata más las ganas que la frustración. Provoca, si, pero no tanto que la persona se fastidie y pierda el interés.

Explora

Usa tu creatividad. No hagas las cosas mecánica ni repetitivamente. Intenta no ser predecible. No te cases con un proceso específico, ni con un orden particular. El sexo no debe ser un procedimiento ordenado, ni una lista de "cosas que es necesario hacer".

Sigue tus instintos. Haz lo que te nazca hacer en ese momento, sin pedir permiso y sin demasiado trámite. Sólo usa el sentido común y observa en todo momento las reacciones de la pareja. Eso te dará una excelente pista para saber si debes continuar con lo que haces o seguir buscando algo más.

Experimenta con diferentes ángulos, ritmos, fuerzas, velocidades, intensidades, posiciones, profundidad. Los mismos movimientos pueden tener mucho éxito con tan sólo variar un poco algunos de estos factores. Y si lo haces con cuidado y paulatinamente, en caso de incomodidad, dolor o falta de estímulo, será fácil corregir a medio camino.

Eso sí. La Regla de Oro es simple: NO es NO. Puede que a tu anterior pareja la volviera loca, o que hayas leído que tal cosa es extremadamente placentera para ellos. Recuerda, cada quién es diferente. Los mejores amantes son aquellos que saben respetar los límites de la pareja, y los que pueden mantener la confianza de la persona.

Y no lo olvides. Tenemos cinco sentidos que incitar, explorar y disfrutar. Puede parecer sencillo, pero simples variaciones pueden dar resultados impresionantes. Piensa en los diferentes sentidos, en cómo se pueden estimular, y piensa en maneras divertidas y diferentes de aprovechar el mayor número posible simultáneamente.

Continua aquí y aquí.

noviembre 11, 2009

La Cita de Hoy - Nietzsche

La cita de hoy es bastante simple, pero poderosa. Y sabe mejor si se toma "al natural", sin paradigmas ni prejuicios.

Siempre hay algo de locura en el amor. Pero también siempre hay algo de razón en la locura.
Friedrich Nietzsche

Este hombre es un sabio. Con todo y todo, es imposible leer sus palabras y no meditar acerca de su profundidad.

octubre 15, 2009

Nunca digas nunca

Después de meses de no hablar con una buena amiga, al estarnos poniendo al corriente de la vida del otro, le hice la tonta y clásica pregunta. "¿Y de galanes qué tal?"

Su respuesta automática no me sorprendió del todo. "No, no tengo. Así estoy muy bien. No quiero saber de nada de eso, solo es pérdida de tiempo."

Sin muchos ánimos de discutir (y teniendo como antecedente que no era la primera vez que ella misma me decía algo similar, antes de haberse emocionado por el último galán que le conocí), sólo me quedó decir un superficial "Las cosas llegan a su debido tiempo."

Su reacción fue ponerse a la defensiva, y empezar a decir que "Ya no." Que ella está mejor así. Que se está dedicando a ella misma, a estudiar, trabajar, salir sola...

"Pues si. Por eso digo. Las cosas llegan a su debido tiempo. Y ahorita para ti es tiempo de otras cosas."

Digo, es completamente válido tener otras prioridades e intereses en esta vida.

Pero no. Me sale con el trilladísimo "No, pero ya no quiero. Es en serio... No sólo ahorita. Nunca."

¿Qué le dices a alguien que te dice eso? Sólo me queda girar los ojos, quedarme callado y comentar "¿Pues qué te digo? No eres la primera ni la última a la que le escucho decir eso."

Su argumento es que yo no tengo por qué reaccionar así. Que tener pareja no es lo máximo en el mundo, ni está obligada a que sea su prioridad. Que si prefiere estar sola y no estar con nadie no es ninguna freak.

Pues no.

No tiene absolutamente nada que ver con eso. Y precisamente, el problema es ponerse en esa postura y asumir automáticamente en qué sentido se lo decía yo.

Esa etiqueta de "freak" no se la puse yo. Se la puso ella misma. Y se la pusieron quién sabe qué tantas personas antes que yo. Pero si te afecta es que ruido te hace. En el fondo es ella misma la que se quiere convencer de eso.

Y si, está en su derecho. Pero en mi experiencia personal (y mi observación de las personas a mi alrededor) ese tipo de situaciones no duran. Nunca digas nunca. A la larga te acaba perjudicando.

Yo ya lo decía hace bastante tiempo. Y (yo insisto) no es la primer mujer a la que le he escuchado eso.

Algo sucede. Alguien te lastima, decepciona, abandona, frustra... Y te amargas y te llenas de dudas y miedos. Y pretendes que "cerrando la puerta" te evitas todo ese dolor. Mala idea. ¿Qué sucede? Antes cae un hablador de un cojo. Más temprano que tarde acaban por caer, y muchas veces por la persona menos adecuada.

Estás tan concentrada por no perder esa idea de "no enamorarte" que pierdes la capacidad de observar a tu alrededor. No aprecias a los posibles candidatos. No ves y analizas objetivamente las situaciones. Con tal de evadir caer en eso que te da miedo, prefieres dar grandes rodeos, con las manos sobre tus oídos, los ojos fírmemente cerrados y cantando a todo pulmón.

Entonces, sin que te hayas dado cuenta, ya tienes a alguien metido tan adentro que es muy difícil sacarlo. Y (¡sorpresa, sorpresa!) por lo general los que buscan a esas personas tan a la defensiva no son los mejores candidatos. De hecho la mayoría de los que valen la pena y tienen media onza de sentido común y amor propio, es probable que hace rato se hayan dado media vuelta y hayan buscado mejores pastos (no tan traumados y conflictuados).

Está bien. Lo acepto. No pasa así en el 100% de los casos. Pero sí en una cantidad considerablemente elevada.

Y si no, pasa sencillamente que acaban por cambiar de ideas (que es totalmente válido, pero precisamente por eso me considero tan excéptico con ese tipo de comentarios), o (aún peor) se aferran tanto a sus ideas y se vuelven tan orgullosos y tercos que aún cuando su deseo sería cambiar de situación y buscar otras cosas, ya es "demasiado tarde". Están demasiado acostumbrados a su forma de vida, tan adentro de su "zona de confort" que le dan prioridad a la necedad y el orgullo sobre la practicidad y la felicidad.

Que no, la felicidad no está en tener o no tener pareja. Está en hacer lo que de verdad quieres y necesitas, y no lo que tus miedos, traumas, conflictos existenciales y fantasmas del pasado "te permiten".

¿Y saben qué? Les apuesto lo que quieran a que en algún tiempo (meses, tal vez un par de años), cuando vuelva a hablar con esta amiga, me estará hablando (si bien le va) del chico que tan ilusionada y enamorada la tiene, o incluso (siendo realistas pesimistas) del fracaso que fue la relación que acaba de terminar. "Noooo... ¿En serio? Nunca lo hubiera esperado."

La Cita de Hoy - Cervantes

La cita de hoy va relacionada con mi rebeldía a la mediocridad de las masas y mi intolerancia a la estupidez.

Es mejor ser loado por unos pocos sabios, que por muchos necios.
Miguel de Cervantes Saavedra

No, de verdad. ¿Qué caso tiene ser apreciado por aquellos que ni siquiera quieren profundizar en lo que uno hace realmente? Mejor ser comprendido que masificado.

octubre 14, 2009

Se ve venir la avalancha

¿Cuántos (ex)empleados de la comisión de Luz y Fuerza del Centro se necesitan para cambiar un foco?

Siete. Uno que cambie el foco, dos que le sostengan la escalera, y cuatro más que no puedan hacer nada por no estar asignados a la zona.

Estoy esperando la inminente llegada de cientos de mails, cadenitas y similares, de todas las personas escandalizadas por cosas que ni siquiera entienden, manipulados como plastilina por aquellos cuyos intereses están en juego (o los que sólo buscan cualquier excusa para atacar a la actual administración).

Los expertos en el tema (sin intereses personales involucrados) dicen que fueron acciones correctas.

Con el dinero que se ahorrará se cubrirá una considerable parte de la fuga presupuestal, supuesta excusa de las ridículas propuestas de impuestos. (Y de hecho, y siendo un poco paranóico, hasta podría sospechar que lo de los impuestos fue una farza orquestada con el fin, precisamente, de aminorar el impacto de la actual situación.)

Las funciones que eran realizadas por los 40,000 empleados que corrieron serán cubiertas por sólo 6,000 trabajadores federales. Es decir, únicamente uno de cada 7 trabajadores era realmente necesario. Pero los 7 cobraban su salario, por supuesto...

Quizá, sólo quizá, si me animo lo suficiente, investigue a fondo la situación y lo explique en cristiano para poderlo explicar a aquellos que inevitablemente caigan en el amarillismo paranoide de la mafia del sindicato y la oposición al gobierno federal.

octubre 09, 2009

La Cita de Hoy - Confucio

La cita de hoy es sumamente vieja, pero más que válida. Y una vez más la filosofía oriental muestra ser bastante universal y atemporal.

El inteligente aprende de su propia experiencia, el sabio aprende de la de los demás, el necio nunca aprende.
Confucio

No sé. Algo me dice que la gran mayoría son necios, y que es más fácil ser listo que sabio.

octubre 08, 2009

El matrimonio funciona

En estos tiempos hay muy poca gente que cree en el matrimonio. Incluso me ha tocado la gente que se atreve a asegurar que el matrimonio no funciona. Que todo tipo de relación con el tiempo está destinada al fracaso...

Estadísticamente pueden tener ciertos fundamentos.
Durante el año 2006, se registraron 586 mil 978 matrimonios en el país. La edad promedio al momento de contraer matrimonio en los hombres fue de 27.8 años por 25 de las mujeres.

En el mismo año se registraron 72 mil 396 divorcios. La edad promedio de los hombres al momento de divorciarse es de 37.6 años y de las mujeres de 34.9 años.

En el país se registraron 12.3 divorcios por cada 100 matrimonios: Baja California (29.9), Chihuahua (26.4) y Colima (23.6), presentan las proporciones más altas.

Y, por supuesto, poca gente cuestiona aquella frase de "el amor nunca dura para siempre".

Bien, pues yo la cuestiono.

El Amor es un Arte (pregúntenle a Fromm). Y como tal se debe cultivar, nutrir, evolucionar, madurar, cuidar, buscar, aprender... Si lo dejas todo al destino (o en las manos de la otra persona), por supuesto que terminará por gastarse, deslavarse e irse perdiendo a lo largo de los años. Es un proceso constante, un aprendizaje y un trabajo muy arduo.

La monotonía, el egoísmo y los reencores no ayudan de mucho.

Pero el hecho de que la mayoría no pueda, no quiere decir que sea imposible. Y la diferencia tiene mucho que ver con la mentalidad con que lo tome uno.

Y el mayor problema es cierta mediocridad y resignación de parte de la gente, atrapada en esa filosofía consumista que nos empapa por todos lados. "Si no sirve, lo deshecho." Si las cosas no son tan lindas, agradables y fáciles como esperaba, entonces renuncio y me divorcio. Si uno se da ese "permiso para fallar", entonces (por un sutil efecto psicológico), hará un menor esfuerzo, y muy probablemente terminará por fallar. Después de todo ya se lo estaba esperando, ¿no?

Si tú mismo ves al amor como un bien deshechable, ¿cómo esperas que no termine por irse al caño?

Hace algunas décadas los matrimonios eran para toda la vida. ¿Qué cambió? ¿Es que acaso no había divorcios antes? Lo que sucede es que antes había ciertos valores, que "obligaban" a que el divorio no fuera una opción. ¿Y qué pasaba entonces? Pues de quedarte atrapado en un matrimonio que te hace infeliz para siempre, o hacer un esfuerzo porque las cosas funcionen mucho más armoniosamente...

Y conste que no digo que todos los matrimonios fueran felices (y que no les hubiera convenido en muchos casos "cortar por lo sano"). Pero (si pudiéramos estudiar las estadísticas) la proporción de aquellos que funcionaban bien y eran felices era mucho más grande que la que tenemos actualmente. Por meras cuestiones prácticas, la gente se esforzaba por ser más feliz.

Así, pues, si el matrimonio es fuerte, las dos partes hacen su esfuerzo, y se quitan de la cabeza esa tonta idea de que el amor es algo que mágicamente debe mantenerse solo y sin esfuerzo, y que si no es así entonces es que las cosas no funcionan...

Los matrimonios pueden funcionar. De hecho, funcionan. No lo digo al tanteo, ni soy un romántico idealista. Si digo que la burra es parda, es porque tengo los pelos en la mano.

El día de hoy mis papás cumplen 32 años de casados. Con sus altas y sus bajas, sus problemas y sus ventajas, definitivamente son un ejemplo a seguir, y mi mejor prueba de que con esfuerzo, amor, respeto y comunicación, el matrimonio sí funciona. ¡Felicidades, papás!

septiembre 11, 2009

La Cita de Hoy - Einstein

La cita de hoy será de una persona a la que teníamos bastante abandonada.

No sé con que armas se librará la Tercera Guerra Mundial, pero en la Cuarta Guerra Mundial usarán palos y piedras".
Albert Einstein

¿Les he dicho que soy fanático de las citas de este hombre?

septiembre 07, 2009

Un año completo

La guarida cumple un año de edad. ¡Qué rápido pasa el tiempo cuando uno se divierte!

Hace exactamente un año me embarqué en una aventura más. Quizá comenzar un blog no suene como lo más complicado del mundo (a decir verdad no lo es), pero desde el principio mi intensión fue no dejar esto perdido en el aire. ¿Cuántos blogs no se han encontrado por ahí que son abandonados por sus autores tras unos cuantos meses escribiendo?

Bien, pues esa no era mi idea.

No pretendía presionarme demasiado obligándome a escribir cada determinado tiempo, o bajo determinadas condiciones. Esto fue (y sigue siendo) un simple canal para desahogarme y expresar mis ideas y filosofías de la vida. Como dije desde el principio, cada uno de mis escritos, por pequeños y ligeros que sean, contiene una pequeña parte de mí. De mi mente y mi sentir.

Y estoy satisfecho. Llevamos un año, y veo que aún tengo miles de cosas por expresar. Y las que se junten...

Y no me queda más que agradecer a aquellos que me leen. Para aquellos que han estado conmigo desde el principio. También para los que se han ido incorporando durante el trayecto. Incluso para aquellos que alguna vez me leyeron y sencillamente decidieron no volver.

Les doy las gracias. Y les advierto que aún hay palabras para rato... Así que ajústense el cinturón y pónganse cómodos. Porque apenas van entrando a la boca del lobo.

septiembre 03, 2009

Propuesta por México

Este 15 de Septiembre, hagamos una Protesta Silenciosa.

La prupuesta es que todos aquellos que vivimos en México hagamos algo con verdadero valor para nuestro país, algo que de verdad demuestre que estámos unidos, y en desacuerdo con la manera en que estamos siendo gobernados.

Este 15 y 16 de septiembre démosle la espalda a nuestros gobernantes. Dejemos que ellos solos celébren las fiestas pátrias, ellos que sí tienen qué festejar. Que por primera vez en la historia de este país, el grito de independencia y libertad sea un gran silencio de inconformidad y disgusto. Que vean los principales líderes y mandatarios de este país que nosotros también podemos darles la espalda.

Esto es lo que mueve, esto es lo que hace reaccionar, esto es saber que es tener a un país secuestrado, vivimos en la sosobra, entre rejas en nuestros hogares y comercios, con blindajes de todo tipo. No estamos en tiempos de decir VIVA MÉXICO, ni de festejar nada, ni de ir a aplaudirle al Ejército, ni a al Mandatario o Gobernante en turno; que no han podido controlar ni darnos bienestar, ni mucho menos seguridad, que es lo mínimo que deben hacer. Para eso se funda el estado.

Así que la propuesta es que este 15 de Septiembre no haya grito, sino un gran silencio de enojo y reclamo.

Dejémos solos a los gobernadores, a el (los) mandatario(s) en sus respectivas plazas, que le den su grito al aire y a su familia y equipo de trabajo; que se lo crean ellos, porque a nosotros no nos han servido absolutamente para nada.

Ellos sólo han aprobado las reformas que les convienen, ya sea para recibir más apoyos y/o votos.

Únete de verdad a este movimiento histórico, por el bien de tu familia, de tu comunidad, de tu estado, de tu vida y del país en que vivimos todos.

Que este 15 de Septiembre NO HAYA GRITO, QUE HAYA SILENCIO, por México.

Demos el grito y festejemos (si hay algo que festejar) en nuestras casas con amigos y familiares. Y al Desfile ni pararnos, porque los reconocimientos que hemos recibido últimamente son un par de medallas olímpicas y ¡el primer lugar en secuestros!


LAS AUTORIDADES DEBERÍAN VELAR POR EL PUEBLO, Y NO SÓLO POR SUS INTERESES. HAGAMOS UNA PROTESTA SILENCIOSA, SIN ARMAS, CAOS, VIOLENCIA NI HIPOCRESÍAS. YA QUE LOS POLÍTICOS NO LO HARÁN, HAY QUE APOYARNOS UNOS A OTROS Y HACER ALGO.

agosto 27, 2009

La Cita de Hoy - San Martín

La cita de hoy es simple, profunda y un poco complicada.

Serás lo que debas ser, o no serás nada.
San Martín

Porque una cosa es vivir y una muy diferente sobrevivir. ¿Cuántos realmente hemos logrado encontrar nuestra esencia y vocación? ¿Cuántos sabemos qué es lo que debemos ser? Difícil. Realmente difícil.

agosto 08, 2009

Crush, Dave Matthews Band

Y la canción del día de hoy es:

Dave Matthews Band
Crush




Crazy how it feels tonight.
Crazy how you make it all alright love.
You crush me with the things you do,
I do, for you, anything too oh.
Sitting, smoking, feeling high.
And in this moment, ah, it feels so right.

Lovely lady, I am at your feet, oh, God I want you so badly.
And I wonder this could tomorrow be so wondrous as you there sleeping.

Lets go, drive 'til the morning comes.
And watch the, sunrise, and fill our souls up.
Well drink some wine 'til we get drunk, yes...

Its crazy, I'm thinking, just knowing that the world is round.
I'm here I'm dancing on the ground.
Am I right side up or upside down, and is this real or am I dreaming?

Lovely lady, let me drink you, please, I won't spill a drop, no, I promise you.
Lying under this spell you cast on me.
Each moment the more I love you. Crush me, come on! Oh, yes!

It's crazy, I'm thinking, just knowing that the world is round.
I'm here Im dancing on the ground.
A'm I right side up or upside down?
Is this real, oh Lord, or am I dreaming?

Lovely lady, I will treat you sweetly, adore you, I mean, you crush me.
Oh its times like these when my faith I feel.
I know how I love you. Come on, come on, baby!

It's crazy, I'm thinking just as long as you're around.
I'm here; I'll be dancing on the ground.
Am I right side up or upside down?
To each other we'll be facing.
My love, my love, we'll beat back the pain weve found.
You know, I mean to tell you all the things I've been
thinking deep inside my friend.
With each moment the more I love you. Crush me, come on, baby!

So much you have given, love, that I would give you back again and again.
Oh, the love many now hold you but please, please, just let me, always...

agosto 05, 2009

La Cita de Hoy - Rodin

Para la cita de hoy les presento una de las "definiciones" de estética más completas y constructivas.

Para cualquier artista, digno de ser llamado así, todo en la naturaleza es hermoso, porque a sus ojos, aceptando sin miedo toda la verdad exterior, saben leer como un libro abierto toda la verdad interna.
Auguste Rodin

Estamos rodeados de belleza y verdad, mis amigos. ¿Por qué nos da miedo abrir los ojos entonces?

agosto 04, 2009

De la diferencia entre "ser" y "tener" un genio



¡Olé!

julio 22, 2009

Ventana/Balcón

Si me perdonan el francés...

De. Poca. Madre.



julio 16, 2009

La Cita de Hoy - Voltaire

Y la cita de hoy es:
Lo mejor es el enemigo de lo bien.
François-Marie Arouet (Voltaire)

Definitivamente una cosa es ser bien hecho, pero otra muy diferente obsesionarse por las cosas, al grado de quedarse en el camino. Ya lo decía yo anteriormente...

julio 15, 2009

Dibujar bien...

Yo me considero un artista. Entre muchas otras cosas, me gusta mucho dibujar. Y no creo hacerlo tan mal.

Aunque, por supuesto, no lo hago tan bien como podría. Y no es falta de aptitud ni nada así. Es sencillamente que en los últimos años no he dedicado tanto tiempo como querría (o debería) a practicar, para mejorar mis habilidades artísticas (en ese ámbito). Y realmente no me conflictúa demasiado. Digamos que el dibujo no ha sido mi principal prioridad, aunque si una de mis actividades preferidas.

Eso si, desde mi más tierna infancia siempre dominó mi parte creativa. Nunca disfruté mucho de "copiar" imágenes. Ni siquiera me solía gustar dibujar personajes de caricaturas o cosas así. Casi siempre dibujaba mis propias creaciones. No es que los que copian (que así empiezan muchos) estén mal. Sencillamente eso nunca fue lo mío.

Como consecuencia palpable de esa situación, siempre me ha interesado mucho más desarrollar mi propio estilo personal. Si bien tengo algunas influencias notables (como ese aire "manga/anime" que tienen mis dibujos), creo poder jactarme de tener un estilo diferente y muy característico por sí mismo.

Y claro, uno de mis principales "políticas de la compañía" es la mejora constante. Siempre aprendiendo más, sean técnicas, trucos, atajos, características, procesos... Siempre mejorando e intentando hacer las cosas mejor, más rápido, más eficientemente... Estudiando anatomía, estética, dinamismo y todos esos elementos relacionados.

Práctica, práctica y más práctica. En mis buenos tiempos de escolar no faltaba día en que no trajera conmigo mi "cuaderno de batalla", cuadernillos de hojas blancas que acababan llenos indiscriminadamente de (literalmente) cientos de bocetos, diseños de personajes, estudios, prácticas y demás. Llegué a gastar esos cuadernos a razón de uno cada dos meses y medio.

De hecho algo que me divierte mucho hacer es tomar esos cuadernillos después de algunos años y redibujar algún personaje, escena o boceto particularmente interesante. Es muy provechoso estudiar qué tanto ha cambiado mi habilidad con el paso del tiempo, mejorando mis nociones en aspectos como la proporción, la expresividad de los personajes, los rasgos diferenciales y muchas otras cosas más. Y claro, cada vez dibujo mejores armaduras. ¡Jajaja!

En fin... Todo mi proceso me ha llevado a observar algunos hechos característicos, e incluso a formular una pequeña teoría personal: la mayor diferencia entre alguien que dibuja bien y alguien que no dibuja, es que el segundo en algún momento de su vida "decidió" que no servía para eso.

Es decir, los que dibujan bien no es porque tengan algún "secreto oculto". Cualquiera que hable con un buen dibujante lo constatará. El secreto no es tal. Como ya mencionaba más arriba, se trata sencillamente de práctica. Mucha mucha práctica. Literalmente años de práctica. Por lo general el hecho de que posean buenas habilidades técnicas o conocimientos específicos son consecuencias, no causas. En todo caso habrá a quien se le facilite hacerlo naturalmente, aunque potencialmente casi cualquiera pueda llegar a hacerlo bien.

¿Y los demás? Se quedaron en ese momento de cuando eran chicos, que alguien más (o, muchas veces, ellos mismos) les dijo "tú no dibujas bien". Y entonces desistieron. Como consecuencia, su habilidad de dibujo no cambió, se quedó "estancada" en esa etapa. (Y por eso la gran mayoría de las personas tiene las habilidades de dibujo "de un niño", bastante más literal de lo que uno podría pensar en primer lugar.)

Siempre que alguien comenta que quiere saber como "aprender a dibujar", mi respuesta es sencillamente "hazlo". Inténtalo. Dibuja. Practica.

Al principio apestarás. Es un hecho. No entenderás, no te gustarán los resultados, tus dibujos serán "malos". Pero se trata mucho más de una cuestión de disciplina. Es como levantar pesas (al principio no notarás los resultados, pero si eres constante y te esfuerzas...). Acostúmbrate a "dibujar por dibujar", y no te preocupes demasiado por cómo se ve. Eso mejorará poco a poco con la práctica, hasta que comiences a lograr lo que querías.

Y entonces vendrá la tortura de querer lograr ahora algo mucho mejor, más complicado, más interesante, más estético... Y habrá que volver a practicar más para lograr ese nuevo objetivo. Y así sucesivamente. Porque en el arte siempre se puede lograr algo mejor.

Que, dicho sea de paso, sería bastante conveniente no exagerar en eso. Más vale un dibujo "no tan perfecto" terminado que uno "perfecto" que nunca llegas a terminar. Además a esas alturas uno siempre será peor crítico para sí mismo que lo que los demás podrían serlo.

julio 10, 2009

La Cita de Hoy - C.S. Lewis

Cuando me convertí en un hombre, hice a un lado las cosas infantiles, incluyendo el miedo a la puerilidad y el deseo de crecer.
C.S. Lewis

¿Quién es más adulto? ¿El que deja de soñar, jugar y disfrutar "para no verse como un niño"? ¿O el que logra hacerlo a pesar de lo que otros puedan pensar de él?

julio 06, 2009

Desesperanza política a la alza

Con un 12% de anulación en las elecciones de ayer, domingo 5 de julio del 2009, yo me quedo con estas palabras, leídas en otro blog:
Texto Original de Roland

No quiero que el gobierno me de un empleo, ni quiero un gobierno que se dedique a crear empleos. Sólo quiero un gobierno que permita a las empresas y la gente crear empleos.

No quiero un gobierno que me de vales para estudiar computación e Inglés. Quiero un gobierno que permita que aquellos mejor preparados y dispuestos a enseñar hagan su trabajo, y les proporcione las condiciones necesarias para hacerlo.

No quiero una policía que me vigile, ni que se dedique a contar los engomados de mi automóvil, ni que me haga pasar de nuevo cuatro horas en una patrulla para extorsionarme. Quiero una policía que se limite a proteger nuestra propiedad, nuestra libertad y nuestra vida.

No quiero una ley que permita al gobierno asesinar en mi nombre. Quiero una ley que castigue a los criminales violentos, rehabilite a los no violentos, y no permita la impunidad.

No quiero un gobierno que entable una cruzada contra enemigos que siempre tendrán los recursos para responder, fundamentada en una visión cerrada y dogmática acerca del uso de las drogas. Quiero un gobierno que enfoque la problemática de las drogas desde todas sus dimensiones, incluyendo aquellas que no son compatibles con su ideologia.

No quiero políticos que vean por sus propios intereses mientras ignoran los de los ciudadanos y disfrutan de inmerecidos privilegios. Quiero políticos que entiendan que su papel es servir a los ciudadanos, y sean remunerados de acuerdo a su desempeño.

junio 29, 2009

El Rey ha muerto. ¡Que viva el Rey!

Hace algunos días falleció Michael Jackson. Lo cuál a estas alturas del partido ya no es noticia fresca en lo absoluto.

Sin embargo yo sigo con una sensación extraña atorada en la garganta.

Es muy curiosa la sensación que queda cuando muere alguien así. No se parece a cuando se pierde a alguien cercano, ni mucho menos. No. No es que de verdad me deprima y sienta una gran pérdida. Realmente no.

Y sin embargo, se siente raro.

Yo crecí oyendo su música, disfrutando de las pegajosas melodías a pesar de no entender ni jota. Me encantaba a bailar como loco canciones cuyas traducciones eran premeditadamente evitadas por mis padres. Cada disco, video, juego o lo que fuera no hacía sino aumentar la fantasía.

Aún recuerdo perfectamente regresar a mi casa del cine, tras haber visto dos veces seguidas su película de Moonwalker, y ponerme a bailar como loco con uno de sus LPs sobre la cama de mis papás.

Aún recuerdo querer usar guantes sin dedos y una chamarra de cuero cada que escuchaba la canción de Bad.

Aún recuerdo acudir al estreno de la videograbadora VHS en casa de una tía, y el primer cassette que me viene a la mente es el que contenía el video de Thriller. Y si, a mí me asustó.

Y por supuesto, recuerdo aquel infame episodio de los Simpsons en el que un "loco" personificaba a Michael. (De hecho hasta tengo un mp3 de la canción de "Lisa, it's your birthday" en mi iTunes.) Y en el que, dato curioso del que me entero hasta ahora, el mismo Michael realizó el doblaje del personaje cuando hablaba, pero no cuando cantaba. (Esos contratos de los gringos son tan extraños...)



Y entonces el negro dejó de ser negro. Y la infamia, las acusaciones y la controversia rompieron ese sueño del Michael perfecto, dulce y carismático. Y su enfermedad lo llevó a meterse cuchillo una y otra y otra vez. Y el Rey dejó de ser el mismo Rey que yo conocí, admiré y disfruté.

Y al conocer la noticia de su muerte me quedo con esa sensación rara. Ese sentimiento atorado en la garganta, que no ahoga, pero si incomoda.

Murió Michael Jackson. Y no. Es como si sintiera que el que falleció no era el mismo Michael de mi infancia.

junio 19, 2009

Anatomía de una relación

No soy psicólogo, ni casamentero, ni consejero matrimonial. No pretendo serlo. Sin embargo he estudiado el tema de la psicología de las relaciones humanas desde hace (literalmente) años. Esto mediante el análisis de datos concretos, estudios del tema, teorías e hipótesis, pero también mediante la cuidadosa observación de mis propias experiencias personales y las de aquellos que me rodean.

Gracias a esto creo tener una visión pasablemente completa de cómo funcionan las cosas. Al menos lo suficiente como para poder dar uno que otro consejo y advertencia, y como para haber llegado relaciones aceptablemente sanas y maduras (con sus altas y sus bajas, como todas, por supuesto). Pero sobre todo me ha permitido entender cuál es el progreso de estas relaciones, y sobre todo por qué. Y cada una de las relaciones (propias o ajenas) observadas me ha dejado más seguro de que este análisis va bien encaminado.

¿Cuáles son mis conclusiones? Pues muy sencillo. Toda relación va pasando por diferentes etapas. Cuando la relación llega al final de una de esas etapas se tienen 3 opciones: se termina, se estanca o se evoluciona. Lo más positivo (y satisfactorio) es permitir que la relación mute, evolucione, se adapte y madure. Habrá ocasiones en las que sencillamente no sean el uno para el otro, y lo más sano (y práctico) sea terminar. Sin embargo la gran mayoría de las veces el común de la gente prefiere renunciar que hacer el esfuerzo por que funcione, o se queda estancada en ese "más vale malo conocido que peor por conocer".

Estas etapas se van sucediendo una a otra, y si bien tienen ciertas características específicas, es importante comentar que son más una generalización. Esto es, puede haber algunas disparidades en casos específicos, y las diferencias entre una y otra etapa difuminarse un poco (sobre todo en los casos colindantes).

Las etapas en el orden de aparición más común son:

1.- Atracción

Algo de la persona en cuestión te llama la atención. Te gusta su físico, te agrada su personalidad, te interesan sus recursos (monetarios, sociales, intelectuales...), tiene un algo que resulta atractivo para ti.

Por lo general se procede a la fase que sigue en el momento que se decide exteriorizar esa atracción (una de las personas le dice a la otra acerca de la atracción, directa o indirectamente). Su duración suele estar muy relacionada con la extroversión, la autoestima y la seguridad personal del individuo, aunque también puede verse afectada por toda clase de factores externos.
¡Me gustas! ¿Cuándo me aceptas un café?

2.- Cortejo
Si esa atracción es mútua, comienza ese juego del coqueteo, la seducción... Es una parte fundamental, porque depende mucho de cómo se establezca la dinámica inicial de la relación (y es la parte con más peligro de crear espectativas). Aquí la atracción crece, y es cuando comenzamos a darnos cuenta de qué tanta química hay.

Dependiendo de la situación, la manera de pensar de las personas y la cercanía (física o emocional), esta fase puede durar de unos cuantos minutos hasta algunos meses. (Cabe hacer notar que mientras más se alargue esta fase, hay mayor posibilidad de que al menos uno de los participantes pierda el interés.)

En ocasiones se puede comenzar una relación estancándose en esta fase (principalmente si la persona es tan poco afín a nosotros que no logramos pasar a la siguiente fase), pero en esos casos la novedad y la diversión del cortejo se terminarán muy pronto, y la decepción es tan grande que resulta casi imposible volver a retomar el proceso en donde fue dejado.
Por una mirada, un Reino.
Por una sonrisa, un Mundo.
Por un beso...
¡Yo no sé qué te diera por un beso!
Gustavo Adolfo Bécquer

3.- Enamoramiento

Una vez que se ha establecido un cierto vínculo y dinámica en la fase anterior, tu pareja y tú comienzan a sentirse mucho más unidos. Fisiológicamente nuestro cuerpo nos inunda de una gran "bomba hormonal". Estamos llenos de endorfinas (que nos mantienen en un estado de felicidad y distracción casi constantes), sube la testosterona (y con ella el deseo sexual, aunque no todo mundo actúa en consecuencia) y nuestro cuerpo comienza a producir y soltar feromonas al aire (lo que nos hará más atractivos para las personas del sexo opuesto).

Esta fase también podría llamarse "de miel sobre hojuelas", porque la gran cantidad de hormonas, estímulos positivos y espectativas nos hacen perder objetividad. Efectivamente somos mucho más positivos, permisivos, generosos, complacientes e impulsivos. Todo es color de rosa, y nos negamos a aceptar la realidad en los aspectos que nos resultan negativos, desagradables o disfuncionales.

Otro aspecto negativo es que nos centramos tanto en la persona que alteramos nuestro ritmo de vida completamente. Abandonamos actividades, hábitos, horarios y hasta amistades. Esto resulta muy problemático cuando se quieran retomar en una etapa posterior.

Pero no todo es tan malo. Esta es una fase de ajuste, donde poco a poco vamos conociendo a la persona, y descubriendo qué tan afines somos. La dinámica de la relación se va asentando, y el vínculo formado se va fortaleciendo. Ir descubriendo ese misterio que representa la otra persona es placentero y estimulante.

La función de esta fase es, precisamente, otorgarnos la paciencia y accesibilidad necesarias para aumentar el vínculo entre la pareja (situación que se vería sumamente dificultada si desde el principio observáramos crítica y calificativamente a la persona, sin darle antes el "beneficio de la duda").

Los estudios de la materia han demostrado que la bomba hormonal, responsable de la mayoría de los efectos de esta fase, tiene una duración aproximada de entre 60 y 90 días. (De ahí que una gran cantidad de "relaciones" no suelan durar más de 2 o 3 meses.) Este periodo sin embargo puede cambiar dependiendo de la intensidad y cercanía de la relación. Efectivamente, mientras más apasionados o regulares sean los encuentros entre los participantes, más rápido se "quemarán" y más pronto terminará la fase.
El "romance" de Romeo y Julieta sin duda habría sido muy diferente si hubiera durado más de 3 días.

4.- Adaptación

Una vez que se ha terminado "la novedad" y "la emoción" de la fase de enamoramiento, se pasa a un periodo de ajustes y negociaciones entre la pareja. Cada uno comienza a ver más objetivamente al otro, por primera vez sintiendo el verdadero peso de algunas cosas. Situaciones que en los meses anteriores no resultaban de importancia, ahora te embisten de frente y te obligan a considerarlas. Es aquí donde entran en juego la disposición y la afinidad que se tengan.

Habrá aspectos fundamentales en los que es totalmente necesario que haya un consenso. Aspectos "no negociables", necesarios para el buen funcionamiento de la relación. Principalmente tiene que ver con lo que eres, lo que te funciona y lo que estás dispuesto aceptar.

Hay otros aspectos en los que se debería llegar a una negociación. Ideas, hábitos, valores, prejuicios, paradigmas, miedos, espectativas. Toda esa serie de cosas con las que cargamos a priori, que tienen más que ver con nuestro pasado que con la persona en particular. Habrá cosas que sean importantes y las valoremos mucho, y entonces necesitaremos que la persona las acepte. Y habrá otras cosas para las que aferrarnos a esos aspectos resulte más en un problema que un beneficio, y en eso lo más justo será "ceder" y adaptarnos.

Por supuesto, nadie dijo que todo debía ser tan extremo. En la mayoría de los casos lo más sano y justo será buscar términos medios (ni tú ni yo, sino algo a medio camino) o negociaciones (ok, yo haré esto, pero tú a cambio harás esto otro). Clara, directa y transparentemente.

En esta etapa lo más importante es la comunicación y la confianza. Mientras más sincera y abiertamente se proceda por esta adaptación, mejores resultados se tendrá en etapas posteriores. Por el contrario, el evitar esa comunicación abierta fomentará la formación de resentimientos, dudas y egoísmo.

La duración de esta etapa es muy variable, llendo desde 3 meses hasta uno o dos años. Adicionalmente es muy probable que haya una pequeña regresión en caso de que las condiciones generales de la relación cambien abruptamente (por ejemplo tras un cambio de círculo social, situación económica, si la pareja decide vivir juntos, tras el nacimiento de los hijos o algún tipo de cambio de ese estilo).

Un aspecto muy importante a tomar en cuenta es el hecho de que no toda pareja son uno para el otro. Habrá ocasiones en las que no sean suficientemente afines, o la incompatibilidad de horarios, prioridades, estilo de vida, madurez u otras cuestiones socio-culturales sea tan alta, que lo mejor será "cortar por lo sano". A veces es mejor terminar una relación de común acuerdo, y no exponerse a los daños (emocionales, mentales, hasta físicos) en caso de que no sea posible llegar a una dinámica funcional y agradable para ambos participantes.
Te amo, eres perfecto, pero cambia.

5.- Aceptación

A esta etapa se llega cuando se ha logrado ver de forma más objetiva a la persona, con todas sus virtudes y defectos. Cuando se puede ver un panorama más completo de la relación, sabiendo ya cuáles son las dinámicas, problemas, desacuerdos, afinidades, diferencias y talones de aquiles. Y, sobre todo, cuando a pesar de todo ello (o quizá más adecuadamente, debido a todo ello) aceptas, amas y respetas a la persona.

En esta etapa deben existir 3 espacios: el de ella, el de él y el de los dos. Habrá momentos, actividades y prioridades que compartan, pero es muy importante respetar la individualidad e independencia de cada uno.

Una terrible falacia que desastrozamente inculcan a mucha gente es esa idea de que "con amor voy a cambiar a la persona". Eso nunca funciona. La gente no cambia.

Las ideas cambian. Los hábitos cambian. Los valores cambian. Los gustos cambian. La esencia no cambia.

Aquellas personas que continúan en una relación, esperando que su inmenso amor "mágicamente" haga "entrar en razón" al otro y cambie su manera de ser, lo único que hacen es engañarse a si mismas. Para que la relación realmente llegue a algún punto productivo, lo mejor es entender y aceptar a la persona.

O mejor dicho, el paquete completo. La persona completa, con sus puntos buenos y los malos, con las cosas agradables y las molestas. Con sus costumbres, familiares, amistades, intereses, sueños, prioridades, errores, compulsiones, quejas, neurosis, inseguridades, educación...

¿Suena demasiado difícil? Quizá lo sea. Nadie dijo que sería fácil. Y piensa en algo más. La otra persona tendrá que aceptarte a ti, lo cuál será igual de complicado. Toda relación que funcione debe ser relativamente pareja. O, en otras palabras, no exijas lo que no estás dispuesto a dar. Así de fácil.

Esta etapa no tiene una duración determinada, pues se le podría considerar una "fase transitiva". Lo mismo puede durar algunos meses que continuar por toda una vida. De igual manera que la fase anterior, que se puede repetir parcialmente tras cambios en la vida de la pareja, ésta también puede volver a presenciarse (cuando dichos cambios han sido asimilados y aceptados a su vez).
Cuando te das cuenta que quieres pasar el resto de tu vida con una persona, quieres que el resto de tu vida empiece lo antes posible.
Billy Cristal

6.- Maduración

Esta última etapa es una de las más olvidadas, pero la más importante para que cualquier relación a largo plazo se mantenga fresca y satisfactoria.

Si bien la gente no cambia, sí crece, madura, aprende y se desarrolla. Constantemente estamos tratando con un medio externo, que poco a poco nos va influyendo y re-definiendo. Con el paso de los años ya no somos lo mismo que antes. Nuestro cuerpo cambia, nuestras necesidades cambian, nuestra percepción del mundo cambia.

¿Qué sucede entonces cuando nuestra relación no cambia?

Una relación que nos haga sentir plenos y retribuídos es aquella en la que la persona nos satisface en todos los aspectos: físico, mental y sentimental. Mientras más nos enfoquemos a uno de los aspectos sólamente, e ignoremos los otros dos, más incompleta y descontextualizada será la dinámica de la relación.

Es por eso que debemos preocuparnos por seguir evolucionando en esos aspectos de manera personal, pero también como pareja. Cada uno de los individuos debe ser independiente, buscando los estímulos que necesite en los diferentes aspectos de su vida. Y sí, aunque suene desagradable, una igualdad de condiciones es indispensable.

Ese es, precisamente, el problema de matrimonios por conveniencia en donde la mujer sólo espera que el hombre la mantenga, y ella deja de buscar su desarrollo profesional y humano. O de esas parejas donde el hombre se queda atrapado en su juventud, y su pobre mujer tiene que sufrir de su eterno síndrome de Peter-Pan. Y eso sólo por poner dos ejemplos clásicos...

Una vez que cada uno ha permitido que se den esos cambios y experiencias, logra madurar como ser humano, y se ve obligado a adaptarse a su nueva "vida" (en algunas circunstancias más fácilmente que en otras).

En ese momento pasa un fenómeno muy curioso. Si la pareja ha mantenido el respeto, la comunicación y la intimidad, entonces esos cambios le otorgan un aire fresco muy productivo a la relación. Las novedades permiten un cambio de paradigmas y una reestructuración de esquemas, lo cuál en la mayoría de los casos suele beneficiar a toda relación (siempre que se lleve a cabo de manera conjunta, adulta y recíproca).

Posteriormente a esta fase, lo más común es regresar a fases anteriores como mecanismo de ajuste. Lo más común es tener que regresar a una fase de adaptación, o incluso de aceptación directamente. Sin embargo no es raro que se pueda llegar incluso a dar un "segundo" enamoramiento (o un tercero, o cuarto, o lo que sea...). ¿Y a quién le preocupa la monotonía teniendo tantas sensaciones y situaciones que disfrutar?

Algo sumamente importante es el entender que esta etapa es un desarrollo constante. La madurez no es una meta; es un proceso. El ser humano que deja de evolucionar, se estanca. Y lo mismo pasa con las relaciones. Por tanto, será una fase a la que se estará volviendo una y otra vez mientras dure la vida en pareja.
Quiero pasar el resto de mis días a tu lado, pero no te necesito para ser feliz.

Conclusiones

Las relaciones humanas son un fenómeno muy complicado, variado y difícil, pero súmamente interesante y original.

La clave más importante para que todo funcione lo mejor posible es la reciprocidad. Que todo se dé en igualdad de condiciones. El respeto, las oportunidades, el desarrollo, las necesidades, los apoyos, los esfuerzos...

Es, a fin de cuentas, un trabajo en equipo. Nunca debería ser una competencia, una lucha de poder, a ver quién puede más, un "tú contra mí". Lo mejor para que la relación funcione y los dos puedan encontrar la felicidad debe ser unirse por un fin común, en un "tú y yo contra el mundo".

La frase clave aquí es: "Si en la pareja uno pierde, los dos pierden."

Uno no debe nunca dormirse en sus laureles y esperar que la otra persona haga todo el trabajo. No es válido esperar que mi pareja sólamente me esté jalando o empujando todo el tiempo. Ambos deben poner de su parte, y ayudarse uno al otro en los momentos de necesidad. En las buenas, en las malas y en las peores...

Sólamente de esta manera es como será posible contar con la persona de manera constante y confiable. Y entonces si, el llevar una sana, madura y placentera relación es "cosa fácil". Relativamente hablando, por supuesto.
La Guarida del Lobo © 2008
Original Template by: SkinCorner