enero 07, 2011

Crónica de una Tos Traicionera

Lunes, recaída de una gripa casi curada.

Martes, tos de explosiones ocasionales.

Miércoles, tos de campo minado.

(Se eligió ir al Doctor. Primer inyección de antibióticos.)

Jueves, tos de escopeta recortada.

(Segunda inyección, menos dolorosa.)

Viernes, tos de semiautomática con silenciador.

(Tercera inyección. En teoría la última.)

Y esperemos que le ganemos la guerra al torpe virus, porque realmente odio estar enfermo. -_-

2 comentarios:

Montserrat dijo...

Chale, qué mal. Yo me he atascado de vitaminas A, D y C desde septiembre. En noviembre juré que no me enfermaría este invierno, y así ha sido. Estoy sana. Los que se burlaron de mí por tanta precaución están escupiendo las entrañas en violentos paroxismos de tos. ¡JA!

Con lo que no conté es que algunas personas queridas sufrirían molestos síntomas. Te mando una sopita de pollo adicionada con vitaminas, y...¡que te mejores! :D

Lobo Gris dijo...

¡Gracias por los buenos deseos!

Y sí, ya estoy mucho mejor. Por ahí del sábado la tos ya era como de rifle de municiones, ayer como pistolita de esas de chinampinas y hoy ya me siento casi curado. ^_^

Victory!!!

La Guarida del Lobo © 2008
Original Template by: SkinCorner